Recursos

Porque la crisis nos engorda?

Jueves, febrero 2, 2012 @ 02:02 PM
posted by Dietista DietVida

La crisis o las crisis, lo cierto es que una crisis en nuestra vida rompe nuestro frágil equilibrio y fatalmente dispara nuestros niveles de estrés. Has perdido o cambiado de trabajo, tienes problemas económicos, familiares, tu jefe te vuelve loc@? Son tantas las razones y situaciones delicadas que nos generan estrés y si señores, el estrés engorda, es una evidencia. Hoy mucha gente y sobre todo las mujeres, padecemos ansiedad por culpa de un estrés continuo que puede llegar a paralizar nuestro cotidiano y intoxicar nuestra salud. Y que hacemos bajo tanta presión? Nos lanzamos en la comida, el alimento es nuestro anti-depresivo, alivia nuestras tensiones, llena este “vacío afectivo” que sentimos. Entonces, comemos y comemos, no por placer sino para tener energía, fuerza, ánimos. En tiempos de crisis, nos volvemos comedores compulsivos y luego nos sentimos culpables por haber cogido unos kilos de más.

 Como saber si has cogido peso por culpa del estrés, este es tu perfil? :

Tu perfil:

-         En mi cuerpo: me fui engordando poco a poco, he cogido mucho volumen en casi 6 meses sin darme cuenta. Mis kilos están ahora bien instalados, en las nalgas, los muslos, caderas y sobre todo a nivel abdominal..

-         En mi cabeza: me siento constantemente nerviosa y presionada. Soporto estrés cada día: en la oficina, con las tareas domesticas, los kilos de más, no paro de correr por todas partes. Ya no puedo aguantar la ansiedad y nunca saco tiempo libre para mí. Consecuentemente, devoro todo lo que tengo a mano a cada subida de adrenalina y me cuesta pararme. Tengo impresión de que me ayuda a calmar la ansiedad, a enfrontar los problemas. Error: culpabilizo y me estreso aún mas.

-         En mi plato: Como para calmarme. La comida alivia mi ansiedad durante un momento por lo menos. Picar a todas horas me ayuda a compensar. Los atracos y picoteos son frecuentes, me atrae exclusivamente lo dulce (caramelos, chocolate…) y las grasas (bollerías, embutidos, snacks, quesos..). Resultado: en el momento de sentarme a comer en la mesa, ya no tengo hambre pero sigo picando. Es un verdadero engranaje, casi soy adicta a la comida.

 Te has reconocido? Necesitas una dieta anti-estrés!!

El estrés engorda, esta comprobado. Primero porque nos hace comer más. Cuando tenemos demasiado estrés, comemos para aliviar la ansiedad. A estas alturas, el hambre se confunde con el estrés. Y es un circulo vicioso, más ansiedad tenemos y más comemos, más culpables, más nos estresamos y etc..

 Y el estrés genera un desajuste hormonal. Ya está bien de culpabilizarnos, todo no es nuestra culpa, a pesar de nuestra buena voluntad, si no podemos parar este circulo infernal es porque nuestras hormonas se han vuelto locas y han tomado el control! El estrés descontrola completamente nuestro equilibrio alimentario! Cogemos peso porque el estrés genera una descarga hormonal. Según varios especialistas, demasiado estrés dispara los niveles de cortisol, hormona activada por las glándulas suprarrenales que favorece el aumento de peso a nivel abdominal. Con un estrés crónico, nuestros niveles de cortisol se vuelven moderados pero continuos a lo largo del día. Esta hormona nos impide descansar, dormir bien. Estamos en un estado de nervios de forma constante. Y como si no fuera suficiente, esto perjudica la producción de la hormona de la serenidad, la serotonina. Esta hormona es la que nos ayuda a relajarnos, a controlar los trastornos del humor y del apetito. Si nos falta serotonina, nos sentimos irritables, cansados y tenemos más ganas de comer azucares (dulces, carbohidratos..).

Y por fin otro problema, el estrés consume nuestros niveles de magnesio. El magnesio es un minera muy importante que relaja el sistema nervioso y neurológico y favorece el sueño y la relajación. La falta de magnesio simplemente nos agota y genera estados de depresión. Además, hace que el calcio penetra aun más en las células para excitarlas, lo cual paraliza la producción de energía. El magnesio regula tambien nuestro equilibrio hídrico, en otras palabras, filtra y echa los líquidos sobrantes. Pues entonces si nos falta magnesio, tenemos más celulitis y retención de líquidos!! Por tanto, es imprescindible compensar esta perdida de magnesio con alimentos ricos en este mineral o suplementos.

Lo has entendido, la crisis lleva al estrés, y es definitivamente tu peor enemigo a la hora de controlar tu peso. Debes procurar relajarte al máximo. Obviamente no es fácil pero existen trucos como la practica de ejercicio moderado o actividades simples y relajantes como pasear, leer, escuchar música..Tomar conciencia de nuestro cuerpo, estar a la escucha de nuestras emociones y necesidades relativizando los problemas. No hay que ser séptico y atreverse con las verdaderas técnicas de relajación como el yoga, la sofrología, la respiración controlada. Y por supuesto, es muy importante reequilibrar nuestra alimentación, compensando las carencias de nutrientes, vitaminas y minerales que ayudan a combatir el estrés y de ahí el sobrepeso. No te pierdas pronto en DIETVIDA nuestra DIETA ANTI-ESTRÉS con todos los alimentos que te ayudarán a controlar la ansiedad y recuperar la figura.

Dejanos tu comentario